Casa Buna: una residencia de bajo coste y alta eficiencia energética con estructura de perfiles ligeros de acero

Casa Buna es el proyecto emblema del acuerdo entre la fundación ArcelorMittal y la ONG Habitat for Humanity. Se trata de una casa de cuatro viviendas diseñada específicamente para Rumanía: adaptada al clima, al contexto local tanto inmobiliario como económico y social, y que cumple la reglamentación europea y rumana.

Descripción

Un diseño sencillo para un hábitat decente y accesible

El diseño de Casa Buna está inspirado en la arquitectura vernácula rumana. Es una casa compacta y sobria, recubierta con un tejado clásico a dos aguas. El principio de construcción y distribución tiene en cuenta simultáneamente el rigor del clima continental y la escasez relativa de terreno edificable.

El resultado es dos plantas de 10 metros por 12 que incluyen cuatro viviendas de igual superficie bajo un mismo techo. Cada vivienda ocupa un cuarto de casa, cortada en sentido vertical: son todas dúplex, cada una tiene una orientación diferente (noroeste, nordeste, sudoeste y sudeste), una entrada y un jardín propios a nivel del suelo. Los vehículos se estacionan en la vía pública.

Principio constructivo reproducible con perfiles ligeros de acero

El principio constructivo es simple y se basa en productos corrientes y tradicionales. Se ha diseñado de forma que sea extrapolable y transferible pero también adaptable. El reducido número de componentes facilita el montaje de acuerdo a unas reglas elementales y sencillos planos. Ello permite la construcción por parte de no profesionales.

La estructura está compuesta de perfiles ligeros de acero conformados en frío, la chapa empleada es de acero galvanizado S 350 de 1,5 mm de espesor. Se monta sobre una trama clásica de 60 cm y se asocia a tableros de madera OSB (Oriented Strand Board, tableros de virutas orientadas) y placas de yeso. Las ventanas son de PVC y de doble acristalamiento. Estos elementos son todos estándar en la composición y en las dimensiones.

El montaje se lleva a cabo básicamente con la ayuda de pernos y de tornillos. La estructura se fija con pernos a la losa de hormigón tradicional. Los tableros OSB se fijan directamente a los perfiles con la ayuda de tornillos de cabeza plana. A continuación, los paneles de aislamiento se fijan sobre los OSB. El acabado puede ser en mortero, yeso o revestimiento de acero. El cerramiento es de tejas de acero prelacado. Las tejas son en realidad grandes tiras de acero previamente estampadas de 7 metros por 1 metro, de montaje muy rápido y sencillo: media jornada basta para cubrir una casa.

Construcción adaptada al entorno

En esta región de Rumania las construcciones deben ser capaces de resistir terremotos de magnitud 7 o incluso 8 en la escala de Richter. El apuntalamiento lo proporcionan cruces de San Andrés. Además, la nieve abundante del invierno, propia del clima continental, supone sobrecargas importantes que fue necesario tener en cuenta para el diseño de la estructura.

De una manera más general, el diseño bioclimático de la casa permite alcanzar el confort térmico máximo aprovechando la compactibilidad de la casa, la distribución de las superficies acristaladas y el aislamiento continuo del exterior: múltiples medios para minimizar la pérdida de energía.

Elementos prefabricados, sencillez de montaje, rapidez de construcción

El conjunto del edificio se construye a partir de componentes industriales estándar comprados por medio de una plataforma de distribución de Rumania. Para acelerar la construcción, se lleva a cabo una minuciosa gestión de los materiales. Un solo camión basta para transportarlos a la obra. Un profesional se encarga de dirigir el montaje por parte de un equipo de voluntarios. La simplicidad del montaje y de las herramientas para llevarlo a cabo permite que los trabajadores no tengan habilidades especiales.

Sin embargo, el montaje se lleva a cabo bajo la dirección de técnicos directores de obra de la ONG, que trabajan basándose en especificaciones técnicas estrictamente definidas a nivel del diseño y de los planes de ejecución con ArcelorMittal y sus colaboradores. Dichos colaboradores están presentes si es necesario.

Al construir de manera sucesiva tres casas, Habitat for Humanity reduce la mano de obra necesaria para la ejecución de los trabajos. Las tareas se reparten y se repiten de construcción en construcción. La mano de obra, que será posteriormente propietaria de las viviendas, adquiere así los conocimientos y habilidades necesarios para el mantenimiento y, eventualmente, para participar en otros trabajos. Además, promueve la solidaridad entre los trabajadores.

Una casa "optimizada"

"Casa Buna" responde a unos condicionantes económicos muy estrictos, sin que por ello se vea afectada la calidad del producto. El bajo coste de las viviendas es posible gracias a un conjunto de medidas que abarcan desde el diseño hasta la ejecución. El precio del conjunto de los materiales (sin incluir la cimentación) asciende a 50 000 euros, impuestos incluidos, ¡para una casa de 240 m2 de superficie!

El coste objetivo es factible en la medida que los componentes son estándar y están disponibles en plataformas de negocio especializadas. Habitat for Humanity se encarga de negociar previamente con las autoridades locales los terrenos y su edificación. La posibilidad de contar con obra de mano no cualificada, gracias al sistema constructivo simplificado, contribuye a minimizar el coste global de la construcción.

Solución de acero muy eficaz

La estructura de acero basada en perfiles ligeros, asociada con otros materiales como el yeso y la madera, se adapta perfectamente a la construcción de viviendas como Casa Buna, que requieren al mismo tiempo calidad técnica, comportamiento térmico y sísmico eficientes y todo ello por un coste de habitación muy reducido.

La longevidad de los materiales es clave. En el caso del acero, la galvanización garantiza una vida útil muy larga. El uso del material está optimizado: 10 toneladas de acero son suficientes para una casa de cuatro viviendas. La estructura ligera es capaz de soportar las sacudidas de un seísmo considerable. Es decir, se emplea poco acero pero con la misma exigencia técnica de seguridad que la exigida en un vehículo moderno.

Otra ventaja adicional de esta solución estructural en relación a las soluciones masivas es que permite hacer evolucionar la casa en caso de necesidad, y que se puede adaptar a otras tipologías de vivienda. El conjunto de las actividades realizadas se enmarca en una visión de desarrollo sostenible, una visión imprescindible a día de hoy para cualquier empresario responsable.

Información del proyecto

  • Moinesti
  • Rumanía
  • Arquitecto:
    SAM IMPEX S.R.L.
  • 2008-2009
  • Promotora:
    Habitat for Humanity
  • Ingeniería:
    COBIM & ArcelorMittal R&D Liège
  • Constructora:
    Construcción: Voluntarios HfH con asistencia técnica de ArcelorMittal
  • Fotógrafo:
    © LSK - Habitat for Humanity
  • Texto:
    Eve Jouannais