Soluciones por

Aplicación

Las armaduras para el hormigón suelen ser barras y mallas de acero con superficies deformadas (por ejemplo, corrugado de diferentes formas) para asegurar la unión mecánica con el hormigón y garantizar la acción mixta. También se usan cables y alambres de acero, fibras u otros elementos de acero encapsulados en el hormigón.

ArcelorMittal ofrece diferentes productos de acero utilizados para refuerzo del hormigón en la industria de la construcción, todos ellos desarrollados para optimizar las propiedades estructurales de las aplicaciones previstas. Estos productos incluyen:

  • una amplia gama de barras corrugadas que incluye barras estándar y especiales, barras roscadas y Krybar® para ser utilizadas en estructuras de hormigón armado en todos los ámbitos de aplicación posibles, incluidos en entornos extremos,
  • una amplia selección de fibras de acero en diferentes formas y calidades de acero para el refuerzo de elementos de hormigón como pavimentos industriales, elementos prefabricados y aplicaciones de hormigón proyectado,
  • una variada cartera de alambres y cables para pretensado de alto rendimiento, fabricados a medida para satisfacer las necesidades y requisitos de los clientes.

 

Armadura para hormigón

El acero se utiliza habitualmente para reforzar el hormigón utilizado en la construcción, ya que mejora significativamente su rendimiento estructural.

Aunque el hormigón se comporta bien a compresión, carece de resistencia a tracción. La incorporación de refuerzos de acero, llamada armadura, añade elasticidad a los elementos de hormigón bajo cargas de flexión (como en vigas y losas), evitando y minimizando el colapso.

Los refuerzos de acero pueden complementar la resistencia inherente del hormigón bajo compresión en columnas y muros, y pueden proporcionar una resistencia adicional al esfuerzo cortante del hormigón cuando sea necesario.

Además de añadir resistencia y elasticidad, el acero es un refuerzo común el hormigón ya que ambos materiales tienen coeficientes de expansión térmica similares. Esto reduce al mínimo la tensión en los elementos estructurales armados durante los cambios de temperatura.

Además, como el acero es dúctil, se puede conformar fácilmente en las formas y dimensiones especificadas, y es reciclable, recogiéndose y reciclándose eficazmente una vez demolido el edificio.

Contacto barras corrugadas