Soluciones por

Propiedades

  • El producto mejor en su clase de ArcelorMittal en cuanto a resistencia contra la corrosión es el acero con recubrimiento metálico Magnelis®. Es la solución última para los ambientes más agresivos, incluso para bordes cortados. Su composición específica (3% Mg y 3.5% Al) es el elemento clave para asegurar una capa estable y duradera en toda la superficie, y el efecto de auto-reparación en los bordes del acero, en los bordes cortados, arañazos y perforaciones.

  • Indaten® para productos planos y Arcorox® para perfiles estructurales laminados en caliente, son aceros autopatinables desarrollados por ArcelorMittal. Los aceros autopatinables son reconocidos como aceros resistentes a la corrosión gracias a la adición de cobre durante el proceso de producción. La resistencia a la corrosión se puede mejorar aún más al usar fósforo, excepto en chapa gruesa estructural para evitar la formación fosfato de hierro (FeP3).
  • Los aceros con recubrimiento orgánico Granite® HDX y Granite® HDS tienen una excelente resistencia a la corrosión (hasta RC5) y son ideales para el uso exterior en ambientes agresivos en componentes como chapa perfilada y paneles sandwich para cubiertas y fachadas. También son aptos para tejas metálicas y sistemas de evacuación de aguas.
  • Las tablestacas de acero se pueden suministrar con un recubrimiento específico para ambientes marinos.

Resistencia a la corrosión

ArcelorMittal Europe cuenta con una experiencia y conocimientos exhaustivos en el desarrollo y suministro de los mejores productos y soluciones en cuanto a resistencia a la corrosión en los ambientes más agresivos. 

La corrosión es un proceso electroquímico, en el que se forma una celda electroquímica con dos electrodos: un ánodo, en el que se lleva a cabo la oxidación, y un cátodo, donde se efectúa la reducción. En la práctica, estas celdas se forman en cuanto que aparece un defecto en la uniformidad de la superficie, creando electrodos de ánodo y cátodo (electrodo negativo y positivo) entre los que el agua actúa como electrolito. En estas celdas, el acero se corroerá cada vez que se convierta en ánodo, pero se mantiene intacto cuando es el cátodo. El fenómeno de la corrosión ocurre bajo la influencia de un medio corrosivo y, finalmente, lleva a la erosion del material.

En el acero, el resultado de proceso corrosivo se hace visible a través de la creación de óxido, que puede causar el deterioro del aspecto exterior y, finalmente, llevar a la pérdida completa de las propiedades de los componentes de acero. Como consecuencia también puede dañar otros componentes, ya sean de acero u otro material.

Magnelis® después de 34 semanas de exposición


Classificación de condiciones ambientales (ISO EN 12994-2)


Magnelis® en aplicaciones agrícolas


El riesgo de la corrosión depende del ambiente en el que se usa un material. Los riesgos de las diferentes zonas climáticas u atmosféricas han sido clasificados en la norma ISO EN 12994. La categorización empieza con C1 (ambiente no agresivo) y llega hasta C5 (ambiente más agresivo). Además, se hace una distinción entre ambientes interiores y exteriores.