Mínimo impacto, máximo espacio y seguridad: un aparcamiento en altura de acero en Cuneo

Este aparcamiento en altura abierto se construyó con acero para aprovechar al máximo el espacio disponible y reducir su peso e impacto visual en su entorno urbano. La estructura de acero, suministrada por ArcelorMittal, se diseñó acorde con los criterios del “Fire Safety Engineering”.

Descripción

En la ciudad de Cuneo (Piamonte) se desarrolló un aparcamiento en superficie con el fin de reducir significativamente el problema de estacionamiento en la ciudad. Situado cerca del hospital de Santa Croce y de la estación de tren, en una zona no sujeta a limitaciones por naturaleza paisajística, el estacionamiento ha sido diseñado por los arquitectos G. Rocca y P. Cattaneo, y la construcción del proyecto fue realizada por la empresa constructora Franco Barberis SpA en colaboración con la firma GOLDBECK.

El proyecto forma parte de una actuación de mayor alcance con la remodelación del área de la antigua estación de ferrocarril, área en la que el Ayuntamiento ya ha redefinido las zonas peatonales, las paradas de autobuses con marquesinas de acero y con una nueva reorganización general del viario.

La construcción en acero se integra en el contexto de una manera no invasiva (de hecho, se dio especial atención a la consideración del impacto ambiental de la zona), enriqueciéndolo con una arquitectura funcional, pero al mismo tiempo estéticamente interesante, lo que garantiza un alto grado de libertad para los diseñadores que fueron capaces de proporcionar al espacio la máxima creatividad.

El estacionamiento consta de tres plantas, compensadas entre sí, y un sótano, albergando un total de 555 plazas de aparcamiento (11 de ellas para minusválidos), con dos núcleos de escalera y ascensor, construidos en hormigón armado, situados en los lados norte y sur que proporcionan el acceso a todos los niveles. La escalera de emergencia se coloca en la fachada oeste.

La tipología constructiva elegida fue consecuencia de la necesidad de limitar el impacto de un imponente edificio (las dimensiones son aproximadamente de 78 x 48 metros): esto hizo que la elección de los diseñadores se orientara a la realización de una estructura tan ligera como fuera posible con un revestimiento que proporcionara homogeneidad y continuidad al conjunto.

Este último en particular, está adaptado según las distintas fachadas. La correspondiente a la avenida Monviso, que está en contacto directo con la vida cotidiana, los transeúntes y la actividad ciudadana, tiene árboles y la vegetación sube por la estructura metálica, constituyendo un envoltorio que mimetiza el edificio y lo integra en el entorno. Sin embargo, la fachada opuesta, junto a las vías del ferrocarril, sirve de barrera evitando el acceso directo al edificio y proporcionando una protección adicional hacia el exterior. Combina espacios llenos y vacíos, lo que crea un juego de luces y sombras, que permite que la luz penetre hasta el interior para crear un efecto de apertura.

La construcción desde el punto de vista estructural

La estructura principal es de acero y mixta de hormigón y acero en las losas prefabricadas de forjado, haciendo de la ligereza una de sus características principales. Cuenta con luces muy grandes (aproximadamente 16 m) entre los pilares de muy pequeño tamaño (<30 cm), para favorecer la circulación interna y las maniobras de los vehículos. La utilización de un sistema de montaje en seco ha facilitado la instalación, reduciendo los tiempos de ejecución (9 semanas en total) y ahorró costes en el mantenimiento del estacionamiento. La ventaja inherente a la prefabricación de los elementos de acero y mixtos consiste, de hecho, en la producción industrial en serie de estos elementos, así como tener garantizada la máxima calidad.

El uso conjunto de acero y hormigón permitió la máxima flexibilidad y rendimiento en el diseño: por tanto, es posible realizar la construcción de un aparcamiento explotando la pendiente del terreno mediante la inserción de planos escalonados en el edificio, con rampas y entreplantas diseñadas para conseguir el máximo rendimiento de la superficie, integrando elementos de longitud igual a 16 metros en todos los niveles necesarios. El revestimiento pudo ser elegido por los diseñadores con la máxima libertad, ya que se pueden utilizar muchos materiales diferentes, ampliando así las posibilidades estéticas.

El uso específico del acero en el estacionamiento

La estructura portante es de acero galvanizado sin protección pasiva intumescente, gracias a un diseño de "Fire Safety Engineering" y está constituida por pilares de perfiles HEA sobre una cimentación continua corrida y vigas IPE estructuralmente solidarias con la losa de forjado.

También la envolvente que ofrece la imagen contemporánea y atractiva, está hecha de acero: la barrera perimetral de protección se realiza con tres tubos galvanizados, el superior de 48,3 mm de diámetro y los dos inferiores de 60,3 mm, y el hueco está protegido por una rejilla de malla de 50x200 con estructura de alambre en posición vertical (d. 7,5 mm) y horizontal (d. 5,6 mm) de acero galvanizado y lacado.

La elección de este tipo particular de piel de acero, permite adoptar soluciones arquitectónicas simples y económicas, salvaguardando al mismo tiempo la transparencia y la precisión en los detalles de la envolvente, proporcionando a la estructura un valor arquitectónico considerable.

Las barreras de seguridad entre los forjados y rampas se definen con una rejilla metálica galvanizada y lacada de 400x25, rigidizada con tubos de 100x100x4 lacados en verde.

Información del proyecto

  • Cuneo
  • Italia
  • Arquitectos:
    Estudio de arquitectiura G. Rocca y P. Cattaneo
  • 2011
  • Constructora:
    Franco Barberis S.p.A.
    Golbeck
  • Estructura de acero:
    ArcelorMittal
  • Fotógrafo
    ArcelorMittal